Las universidades deben contribuir a la salud de su comunidad: Tecmilenio

/COMUNICAE/

Las universidades deben contribuir a la salud de su comunidad: Tecmilenio

Con el Índice Global de Salud y Bienestar Físico se mide a estudiantes de todos los niveles en cuanto alimentación, actividad física e higiene del sueño. El Protocolo de Derivación de Casos de Riesgo, se enfoca en dar atención inmediata a estudiantes con riesgo en urgencias emocionales

En busca de factores que pueden impactar de manera directa el desempeño académico de los estudiantes, desde 2021 Universidad Tecmilenio usa el Índice Global de Salud y Bienestar Físico para valorar la salud física de los jóvenes en 3 pilares: alimentación, actividad física e higiene del sueño.

A principio de este año, esta universidad presentó los resultados de este estudio multicéntrico en el 2022 NASPA Strategies Conferences en Boston donde se dan cita profesionales de prevención y promoción de la salud de las universidades más importantes de América del Norte”, dio a conocer Gabriela Ortiz, Directora de Salud y Bienestar Estudiantil en Universidad Tecmilenio.

Asimismo, también se presentó el Protocolo de Derivación de Casos de Riesgo, un programa enfocado a dar atención inmediata a los estudiantes con urgencias emocionales. “Este esfuerzo está enfocado en promover la prevención del suicidio y la atención de alumnos con indicadores de alto riesgo”, explicó la Doctora Ortiz.

Este Protocolo consiste en poder detectar los casos de riesgo en salud mental, aplicar primeros auxilios psicológicos como contención a la situación y dirigir a los estudiantes a los diferentes puntos donde pueden obtener apoyo emocional.

También Tecmilenio se cuenta con Tu Red de Bienestar, una línea de atención 24/7, un centro remoto de actividades (HUB) de atención mental. La línea atiende aproximadamente 17,500 usuarios desde junio 2021. El HUB da atención remota a 300 estudiantes al semestre con 6 a 8 sesiones a cada uno.

“El hecho de no ocuparse de los trastornos de salud mental de los adolescentes tiene consecuencias que pueden extenderse a la edad adulta, perjudican la salud física y mental de la persona, y restringen sus posibilidades de llevar una vida plena en el futuro” agregó la especialista.

En cuanto al Índice Global de Salud y Bienestar Físico permite tener visibilidad de cómo se encuentran los estudiantes y las acciones que se llevarán a cabo, alineadas a sus perfiles, a través de una asesoría personalizada realizada por especialistas y médicos de la propia institución.

El instrumento incluye también medidas antropométricas que permiten comparar a los estudiantes con la media nacional de acuerdo con la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2018 (ENSATU), gracias a la participación de INEGI y la Secretaría de Salud. Tales parámetros incluyen el índice de masa corporal, talla, peso, perímetro de cintura y cadera, entre otros.

Algunos de los resultados que se obtuvieron del instrumento de evaluación muestran que un 15.7 % de los estudiantes tienen sobrepeso, y un 23.3% obesidad 35% tienen un índice cintura/cadera que los coloca en riesgo de desarrollar una enfermedad metabólica o crónico degenerativa; un 48% quiere tener asesorías nutricionales mientras que un 32% mencionan dificultades para mantener y conciliar el sueño.

Actualmente son más de 4.000 estudiantes de todos los niveles, en seguimiento de acuerdo con los factores de riesgo identificados. “Nuestra prioridad es la salud y el bienestar de todos nuestros estudiantes. Buscamos que la comunidad pueda conocer su estado físico y emocional”, finalizó Ortiz.

Fuente Comunicae

Powered by WPeMatico

claustrofobias